Así comenzaba otra gran experiencia gastronómica con el que muchos llaman el rey de la parrilla, es Víctor Arguinzoniz en su Restaurante Etxebarri, que ha convertido al pequeño pueblo de Atxondo en Bizkaia en foco del mundo de los apasionados a la gastronomía, lugar de peregrinaje de gentes llegadas de todos lados. Sin duda su estrella Michelin tiene en parte la culpa, pero realmente lo que hace venir aquí a tanta gente es la forma tan especial que tiene este vasco de cocinar con el fuego.