Qué hacemos

El proyecto de BMA nace con un objetivo claro, aunque no sencillo, elaborar solo vinos de la más alta calidad, respetando el entorno único en el que nos encontramos, nuestro Bosque y viñedo de Matasnos.

Seleccionamos solo las mejores uvas y hacemos todos los trabajos imprescindibles para que nuestras plantas den lo mejor de sí mismas.

No buscamos gran producción, solo calidad, para lo cual cortamos más del 50% de los racimos que nuestro viñedo de 60 años produce, de esta manera los que quedan en la planta, pueden madurar óptimamente y alcanzar los mejores niveles de fructosa, polifenoles y madurez total.

En nuestra Denominación de Origen se permite una producción de 7.000 kg por Hectárea, nosotros nunca producimos más de 3.500 kg. Menos cantidad, mayor calidad.

Un equipo humano que trabaja enfocado a que todo en el campo salga lo mejor posible, desde las labores más elementales hasta los trabajos más complicados son realizados por profesionales contrastados y con profundo conocimiento de cada práctica.

Toda esta dedicación sumada al suelo ideal, típico de la Ribera del Duero, y aderezado con una climatología propia de los 950 metros de altitud sobre el nivel del mar, con sus días cálidos y sus noches frías, nos facilitan el mejor de los frutos.

Cuando la uva está madura, y solo cuando llega su momento, empezamos la vendimia. Toda la cosecha se recoge en cajas de 10 kilos para evitar que sufran los racimos ninguna rotura, se transporta hasta la bodega donde pasa toda la noche en una cámara de enfriamiento rápido hasta 6º C y así preservar al máximo todas sus características.

Al día siguiente pasa por la mesa de selección cada racimo y se vuelve a seleccionar solo los racimos que están en perfecto estado sanitario, el resto se desechan.

No utilizamos bombas para mover la uva hasta el depósito, la transportamos en una cinta y así no sufre tratamiento mecánico alguno, evitando que ninguna pepita se rompa y pueda trasladarnos sabores verdes o indeseados al futuro vino.

Todo nuestro proceso es largo, en comparación con cualquier otra bodega, nuestra elaboración lleva consigo vendimias muy largas y sin descanso. Fermentaciones un mes e incluso dos más largas que las clásicas por el control obsesivo de la temperatura, todo para que el producto se vaya desarrollando y preservando toda su tipicidad, fruta madura con carácter.

La crianza la llevamos a cabo SOLO CON BARRICAS NUEVAS CADA COSECHA, nuestros vinos NUNCA usan barricas que no sean NUEVAS, de esta manera aportamos al vino solo lo mejor del roble de primera calidad seleccionado exclusivamente para nosotros.

Esto es lo que hacemos, trabajar sin descanso por y para la calidad.