Del 9 al 25 de noviembre Segovia celebra el VIII Otoño Enológico que engloba diferentes actividades donde grandes vinos y las mejores cocinas de la ciudad se unen para crear experiencias que ataren a los aficionados a la gastronomía y el buen vino de Segovia y de todos los lugares de España.

La apertura del programa tenía lugar con una cena en el Restaurante Villena* , situado en la Capilla del antiguo Convento de Capuchinos, en la cara norte del recinto amurallado de la ciudad de Segovia, un edificio del Siglo XVII.

Un espacio realmente singular y exclusivo que te lleva a sentir la historia en cada una de sus piedras, arcos, escudos…

Esta noche contará con dos protagonistas de excepción, la cocina del Chef Rubén Arnanz y los vinos de Jaime Postigo, de la Bodega Bosque de Matasnos.

Una pequeña exposición de los principios y situación de Bosque de Matasnos en el altiplano de la Ribera del Duero a 950 m. de altitud sería la labor de Jaime Postigo, gerente y enólogo de la bodega.

El chef abriría el menú con tres snacks que compitieron en sabor y textura, con un pequeño maíz, una impresionante pastela y una contundente croqueta de chorizo de Cantimpalos.

Para comenzar la armonía con los platos de Rubén nada mejor que una absoluta novedad, Syrah de Matasnos 2015, una autentica joya enológica y único vino elaborado con la variedad Syrah en la Ribera del Duero. Un vino que verá la luz el año 2018 ya que actualmente descansa en bodega a la espera del momento oportuno de su comercialización.

Acompañará magistralmente a una “Ensalada líquida” donde unas laminas de delicada manzana con esferificaciones de aceite de oliva vuelan sobre un tartar con notas lácteas de queso.

También acompañaría a un “Foigras con membrillo” que el chef elabora con un interesante equilibrio y elegancia, dando protagonismo a un rico producto de temporada como es el membrillo.

Es el momento de servir la nueva añada de Etiqueta Blanca Bosque de Matasnos 2015 elaborado con las variedades 90% tempranillo, 5% merlot, 3% Malbec y 2% garnacha. Alta  intensidad  aromática,  en  primer  lugar  se  aprecian las notas de fruta roja muy madura, ciruelas, cerezas, … con ciertas notas a frambuesas y arándanos.
Una vez el vino en movimiento, aparecen notas más complejas procedentes de su crianza en barricas de roble francés como son los especiados, con notas de nuez moscada y clavo además de balsámicos como el laurel. También, a su vez, aparecen muy integradas las de toffes, café y tabaco. Intenso,  con  una  primera  sensación  de  equilibrio entre la acidez y los taninos. Resulta voluminoso y graso, complejo en donde, durante todo su recorrido, se vuelve a apreciar el equilibrio entre la fruta que vuelve a estar muy presente y los aportes especiados y tostados procedentes de la crianza.
Firme  con  taninos  bien  estructurados  y  con  un  retrogusto amplio que nos recuerda la primera impresión aromática.

Para tan apreciado compañero el chef ha querido llegar al corazón del vino en busca de esas notas de campo, aromáticas, y lo hace creando un plato en equivalencia que demuestra en un “Arroz Boletus Pinicola

 

Para llegar al cierre de esta experiencia catamos Bosque de Matasnos Etiqueta negra 2015, otra primicia para esta noche. Elaborado con las variedades Tempranillo 95%, Merlot 5%. En la nariz es agradable, limpio, complejo, profundo y de intensidad aromática muy alta. Predomina la ciruela madura con reflejos de fruta más fresca. Especiado muy interesante
y variado con mezcla de lácteos y vainilla “cremoso” recuerdos de cuero limpio (tabaco dulce) clavo, algo de canela y fondo con pimienta blanca, aparecen aromas de panadería, amplio y divertido, para entretenerse y disfrutar. Entrada amplia, en la boca es intenso, carnoso, sedoso y potente pero de taninos muy elegantes, frutal. En boca predomina la fruta fresca por su buena acidez, pasa de fruta negra a recuerdos de fresa y nata. De volumen importante tiene especiados de calidad, tabaco, pimientas, algo de cacao, vainilla y muchas cosas más. Retrogusto muy agradable de fruta y especias, fresco a la vez
que dulce. Por su escaso filtrado puede decantar.

También el chef ha tenido en cuenta el cuerpo y esencia de este vino creando para acompañarle un emocionante “Carré de cordero” que acompaña con una salsa de reducción, patatas y una parmentier muy singular.

Cerró la armonía un estético postre, una esfera de fino caramelo en cuyo interior guardaba un “Yogourt de oveja y moras silvestres“. Cierre de oro para tan especial noche.

El Chef Rubén Arnanz, responsable de la estrella Michelin de la cocina del Restaurante Villena despedía así esta primera cena del VIII Otoño Enológico organizado por la Caja Rural de Segovia.

Restaurante Villena

Plaza Capuchinos S/N 40001 Segovia

Tfno: 921 46 00 32 – 921 46 17 42

E-mail: reservas@restaurante-villena.com