El vino con alma de Bosque


Érase una vez… en un lugar sin nombre de las Tierras Altas de la Ribera del Duero, una de las mejores zonas vitivinícolas del mundo para elaborar vinos de calidad.


En 1.960, los propietarios de una masa forestal conocida con sobriedad como El Bosque decidieron dedicar su parte más profunda al cereal.


Lo que luego sucedió, es historia....


El Origen del nombre


Para hacerle sitio al cereal, los antiguos propietarios retiraron millones de kilos de leña de ese bosque malogrado. Los vecinos de la comarca trajeron a sus mulas y asnos para ayudar con la gran recolecta de leña.


El sobresfuerzo mató a cientos de asnos, pero dio vida y nombre a nuestro bosque: El Bosque de Matasnos.

Un lugar con alma


Un lugar enigmático, singular, hipnótico y bello.
Un lugar diferente, pero sin alma. ¿O con cientos de almas? Hoy te invitamos a escuchar nuestro Bosque, al que llaman Matasnos. Hoy te invitamos a conocer el Bosque de Matasnos y sus vinos.


SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER
Español